Ir al contenido principal
buscar
0

Son una albóndigas de garbanzos que se pueden servir solas o a modo de bocadillo con el pan de pita.

Ingredientes

  1. La noche anterior, dejamos los garbanzos en remojo para que se hidraten.
  2. Los añadimos directamente a un un vaso de batidora -sin cocer-  junto con las dos cebollas, los 3 dientes ajos, el perejil, el cilantro fresco y una taza de agua. Mezclamos todo bien. Añadimos la sal, 2 cucharaditas de comino molido, un poco de pimienta negra, una cucharadita de cayena (opcional) y mezclamos bien.
  3. Dejamos reposar la mezcla durante 30 minutos.
  4. Una vez lista, vamos formando pequeñas bolas. Si la mezcla queda húmeda le añadimos pan rallado.
  5. Las freímos en aceite de girasol a fuego fuerte hasta que queden bien doradas.
  6. Servimos calientes y acompañadas del tahín al que añadiremos zumo de limón, agua y un poquito de sal. Mezclamos todo bien con un tenedor y servimos.

 

Deja una respuesta